Nosotros

Desde que la humanidad despertó a la vigilia del lenguaje, el ejercicio de la traducción ha sido un imperativo insoslayable, ya en tiempos de paz, ya en tiempos de guerra. La comunicación y entendimiento entre los pueblos, entre los individuos, no puede lograrse sin una mediación que implica un alto grado de empatía, así como de conocimiento, en este caso, de la lengua y la cultura. La traducción se antoja un recurso indispensable para este fin, ya que propone el diálogo entre culturas al darle circulación a textos (en el sentido extenso de la palabra) de otras latitudes y tiempos, estableciendo, a su vez, vínculos afectivos. El traductor se imagina autor, se imagina Otro.

El Canon Accidental, así como la revista Bomba H, será un lugar en el que daremos espacio para textos traducidos, adelantos editoriales y colaboraciones externas.